Tu Profesión marca tu Productividad.

El trabajo más productivo es el que sale de las manos de un hombre contento.    – Victor Pauchet

Alfonso es una de esas personas que considero un modelo a seguir.

Es un gran profesional dentro de su campo y lo admiro desde hace tiempo. Alfonso empezó desde cero y si ha llegado a convertirse en lo que es, ha sido gracias a todas las “horas de vuelo” que ha dedicado a conocer su profesión, a través de la lectura de manuales de producto, de apertura de casos con fabricante y, como no, a la pasión que siempre pone en descubrir los pormenores del último modelo que ha salido al mercado.

A Alfonso cualquier pregunta técnica que le hagas o bien la sabe o bien empieza a toquetear comandos muy acertados y rápidamente te saca la respuesta a lo requerido. Son de esos ingenieros que cualquier problema medianamente complicado de su entorno, termina sobre su mesa para darte la solución en unos días o te aporta la idea para conducirte a cómo resolver el problema.

Reunión de hoy viernes durante el café: Alfonso comentaba que no podía atender “nuestros” problemas dado que él llevaba dos días enredado en un problema y ya no sabía qué hacer para solucionarlo. Esa actitud de técnico atareado me ha sorprendido porque es una actitud  más propia de otros técnicos (como yo) que de este ingeniero.

Indagando, con mucha curiosidad,  cual era el problema con el que se estaba enfrentando y que le tenía “al borde de un ataque de nervios”, comenta lo siguiente:

  • Alfonso es un ingeniero de Integración de Redes y Sistemas de gran variedad de las plataformas que hay en el mercado y con gran experiencia conseguida por toparse con empresas donde este equipamiento está en producción pero a Alfonso le han encomendado el trabajo de implementar en un cliente servicios de web caché y soluciones express para máquinas virtuales de las que sabía que estas funcionalidades existían pero que nunca ha trabajado en este campo. A él nunca le ha importado conocer características nuevas pero lo que ahora le encargan es que haga baterías de pruebas en un cliente real. Esto es, han encomendado a un fontanero realizar trabajo de pintor.
  • Alfonso, además, se encuentra con que su jefe ha banalizado su trabajo diciendo que es tan básico como coger una brocha y ponerse a pintar. Alfonso sabe que no es tan fácil. Primero tiene que estudiar qué requisitos debe tener el servidor donde se implementen estos servicios, realizar cambios en la topología para cerciorarse que la maquina esté en un segmento de red independiente de la red de gestión y alguna otra tarea semejante en complejidad. El jefe de Alfonso no entiende cómo a éste le está llevando tanto tiempo realizar esta tarea ya que antes se la encomendaba a otra persona (a un verdadero pintor) y se hacía mucho más rápido. Al jefe de Alfonso le está resultando poco productivo.
  • Alfonso, en su nueva calidad de pintor, tiene que reunirse con cliente para conocer qué diseño de red necesita este cliente acorde a los nuevos servicios a implementar. Tras dos reuniones con cliente, Alfonso no sabe si lo que le piden se puede realizar o es simplemente que a él le faltan los conocimientos técnicos para conocer cómo se hace lo que le requieren.

ImagenEn la empresa de Alfonso, hay fontaneros haciendo el trabajo propio de pintores, de carpinteros, de soldadores, de mecánicos y otros oficios porque nadie capacitado ha proyectado hasta qué grado de perfil técnico  se necesita en cada implementación.

Me estoy encontrando con ya varias empresas donde la mentalidad que prima es “el trabajo que antes hacían 500 personas ahora lo tendrán que hacer 300 personas” sin valorar la cualificación técnica y personal del individuo.

El resultado es que de personas altamente cualificadas como Alfonso, que sacaba el trabajo adelante, estamos creando individuos ahora apáticos en su profesión y que intentan sacar el trabajo adelante por su compromiso con cliente sin el estímulo de saberse que están realizando un buen trabajo.

Estoy seguro que en unos meses, Alfonso seguirá siendo un magnifico fontanero y habrá aprendido suficiente técnicas de pintor como para ya hacer el trabajo de un verdadero pintor, pero mientras tanto su productividad, su felicidad, su pasión por el trabajo diario está resentida.

No puedes encargar trabajo importante de pintor a un fontanero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s