Acerca de mí ( II: preGTD básico).

Os contaba en la entrada anterior que estaba tan agobiado con todas las tareas que yo me había asignado (con mi padre en una residencia: tardaba una hora “sólo” en ir a verle, con la casa sin poder recibir visitas: las sillas con cargas de ropa a planchar y lavar, con mi pareja viéndola con prisas solo el fin de semana: con lo que me gustaba antes que se quedara en mi casa y acostarme tarde a su lado; y sin poder salir a correr a diario (!tanto que me gustaba!)  o ir al teatro). Salía del trabajo sintiendo que había estado ocupado todo el día pero que no había hecho nada útil ni nada de lo que tenía pensado.

reloj de la vida tiempo

Tenía mucho estrés en mi vida. Quizá tuve que ponerme en manos de psicólogos (en serio) pero estimé que lo que él iba a hacer era emplear la mayéutica en mí con lo que intenté desacelerar el ritmo y encontrar yo las respuestas : no ocupaba ningún cargo directivo ni mantenía una gran familia como para estar tan agobiado con un calendario programado repleto de tareas. ¡Todas “importantes y urgentes”!.

Me dispuse a observar a la gente de mi alrededor (de niños y ancianos tenemos que aprender tanto del uso del tiempo… pero este es otro tema). De la gente de mi alrededor saqué la conclusión que, básicamente, los podía etiquetar en dos grupos indistintamente de los trabajos que desempeñaran y la vida familiar que tuviesen:

1.- Los que hacían menos que yo. Son gente que asume que su jornada tiene 8 horas y que sólo va a hacer lo que le dé tiempo en este periodo. Si el trabajo se va acumulando, alguien (distinto a él) lo tendrá que solucionar.

2.- Un grupo de personas increíbles: hacían incluso más actividades que yo dentro y fuera del trabajo. Ni que decir tiene que esta gente, sin pretenderlo,  minaba mi autoestima.

Este segundo grupo es el que nos interesa.  Nombrémoslo a partir de ahora como “Los Ideales”.

Me dediqué a “parcelar” sus aptitudes:

  • Son gente que disfruta con el trabajo que hacen.

Y si bien, el trabajo encomendado no era un trabajo gratificante, lo hacían con un entusiasmo y una falta de queja (quejarse, solo produce una falta de tiempo. Para ti y para tus compañeros) que conseguían finalizar el trabajo con éxito. Sabían que tenían que finalizar ese trabajo y no buscaban excusas.

≡ “Los Ideales” no buscan EXCUSAS ni remolonean haciendo el trabajo.

  • Son gente que cuestionan el trabajo que les han encomendado.

Gente  que cuando le encomendaban un trabajo no lo aceptaban sin rechistar hasta no estar conforme con lo que tenían que hacer. O bien, si la tarea encomendada creían que podía hacerse mejor, lo cuestionaban con el cliente hasta entender lo que el cliente esperaba de él (sin necesidad de que el trabajador genere “lo que él ha entendido”, el cliente lo devuelva corregido, necesidad de una segunda reunión para encauzar el proyecto,…… y vuelta al ciclo).

Más vale dedicar un tiempo previo en concretar lo que el trabajo requiere para conocer el tiempo que nos va a llevar realizarlo en su totalidad

≡ “Los Ideales” PLANIFICAN y son personas ORGANIZADAS.

  • Son gente que controlaban el volumen de trabajo que podían manejar y conocían sus límites para llevarlo a cabo.

Esta gente sabía el trabajo organizado que tenían que hacer y cuando algún trabajo recaía en su mesa, tras pensar el tiempo y beneficios que le iba a aportar, lo rechazaban o hacían ver que no podían llevar todos los trabajos encomendados si querían que se hicieran con la misma calidad que si se trataran por separados.

≡ “Los Ideales” son personas ASERTIVAS: sabían decir no cuando no tenían claro la consecución de sus objetivos.

  • Son personas que ante una tarea no se distraen pensando o haciendo otras cosas.

Si estaban con la tarea, estaban concentrados en esa tarea: no tenían la preocupación de comprar un regalo para el cumpleaños de su hijo (ahora era inútil pensar en ello ya que no se encontraba en un superalmacén) ni se preocupaban en tomarse un café con los compañeros (básico: ahora no se tomaba el café porque estaba trabajando. Ya se lo tomaría cuando tuviera que descansar), no era tampoco el momento de hacer esa llamada telefónica que tenían pendiente,……  Estaban concentrados en la tarea (fácil, ¿no?).

≡ “Los Ideales” son MONOTAREA. No iban saltando de una tarea a otra dependiendo de prioridades externas.

Mantenían el CONTROL de las tareas con las que se habían comprometido y mantenían PERSPECTIVA de cuales tenían que ser las próximas acciones a realizar para concluirlas.

y

  • “Los Ideales” siempre trabajaban, misteriosamente, con los auriculares puestos.

Ahí no he encontrado ningún nexo en común:  unos escuchaban una lectura en inglés, otros escuchaban ópera y otros el más puro hard-core-heavy metal.

≡ “Los Ideales” mientras trabajan se aíslan de toda distracción.

Quisiera saber vuestra opinión: ¿qué conductas observáis en otros que os gustaría copiar en vosotros?.

     ———————————————————- o O o ———————————————

Ya os he dicho cual es para mí el uso correcto que se le debe dar a GTD. En la próxima entrada, (la podéis leer aquí), os haré participe de cuales deben ser la aptitudes correctas en todo momento del uso de GTD: Reflexión sobre qué beneficios esperáis obtener con su empleo, Formación para saber en qué consiste GTD y cómo lo emplean otros y Sentido Común para evitar que el usar GTD no os implique una tarea adicional que os robe mas tiempo al controlarlo, al revisar tareas y al discernir cuales de ellas son las importantes que el no emplearlo.

Salud y buenos hábitos !!!!.

(Imagen de: Itzel)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s