¿Eres capaz de reconocer tu estrés?.

    Resulta que nuestro cerebro ante una situación de estrés aún sigue actuando de semejante forma a cómo lo hacía 20000 años atrás. Esto es, te persiga un mamut o esperes la llamada de tu jefe, tu cerebro reacciona de la misma forma: hace saltar la alarma. El cuerpo humano está diseñado para responder ante tales amenazas y cada vez que nuestro cerebro detecta algo que supone una amenaza, generará hormonas de estrés para defendernos  ante tal amenaza.

    El estrés surgió como un mecanismo natural para que el hombre pudiera vivir en situaciones extremas (ante el ataque de fieras) y hoy, con un entorno muy distinto al de nuestros antepasados, este mecanismo de defensa aún nos sigue siendo importante para mantener la atención en lo que estamos haciendo.

   La presencia de mamuts ya lo hemos solucionado pero otros factores que encontramos en un entorno muy distinto al de nuestros antepasados son nuevos para el humano y le generan estrés. En la ciudad, las amenazas son otras: ya no se tratan de amenazas puntuales sino que las  amenazas son continuas y esto nos puede hacer ir encadenando unas amenazas con otras con lo que nuestro organismo no dispone de tiempo para repararse y puede desembocar en un estrés crónico. Sin embargo un poco de estrés nos sigue siendo importante para mantener la atención en lo que estamos haciendo.

La Organización Mundial de la Salud predice que en el año 2020 la depresión relacionada con el estrés crónico será la segunda causa de invalidez en el mundo.

    Cuando se lleva una vida ordenada, con orden, la ausencia de éste nos genera estrés (descontrol, ansiedad). Cuando en la vida diaria hay algo nuevo en este orden es cuando podemos ponernos ansiosos, cuando no podemos cumplir con este orden. Si se nos presentara el mismo factor estresante en varios momentos, el estrés disminuirá porque nos habituaremos a él.

Hay cuatro características de una situación que provocan estrés. Cuantas más de estas características se nos presenten, más estrés sentiremos.

  1. La NOVEDAD. Tenemos temor a lo nuevo. Sentiremos estrés ante situaciones nuevas. Nuestro cerebro tiene un tope y cuando lo rebasamos sufrimos de estrés.
  2. La IMPREDECIBILIDAD. Lo que nos viene sin ser esperado.
  3. La SENSACION DE DESCONTROL. Ese temor, muchas veces inconsciente, de que no somos capaces de controlar una situación,y
  4. Debe representar una AMENAZA PARA NUESTRA PERSONALIDAD. Por ejemplo, cuando alguien se cuestiona nuestra capacidad para realizar correctamente nuestro trabajo.
Lo que nos genera estrés es lo nuevo, desconocido o imprevisto: lo que nos viene como nuevo y no controlamos. (¿tuiteas esto?)

Algunos de los síntomas que delatan el estrés son:

  • Conversación y/o caminar acelerados.
  • El comer y dormir mucho o poco.
  • Reducción del rendimiento.
  • Trastornos gástricos.
  • Dolores de cabeza, tensiones musculares.
  • Trastornos de la concentración.
  • Aceleración del pulso.
  • Hábitos nerviosos (morderse las uñas, repiqueteo nervioso con pies o manos).

Tenemos la siguiente ley que relaciona estrés y rendimiento.

Ley de Yerkes-Dodson: Un grado moderado de estrés facilita un                                              alto rendimiento, pero por encima de                                                    cierto punto, la calidad del rendimiento                                              decrece.

Ley de Yerkes-Dodson

    Nuestro cerebro tiene un tope y cuando lo rebasamos sufrimos de excesivo estrés. Considero importante reconocer cuando se te presentan estos factores delatadores de estrés de forma que seas capaz de valorar tu resistencia al estrés y así cuando el estrés que padeces sea excesivo, seas capaz de frenar.

Acciones diarias que alivian tu estrés:

  • Acción 1.- REIR.

Un sentido del humor desarrollado, afianza nuestra autoestima y libera endorfinas que contrarrestan la presencia de adrenalina en tu cuerpo que anula el estrés. Esta es la base de las técnicas de risoterapia. ( Estos son los beneficios de la risa).

  • Acción 2.- CAMINAR en libertad.

El ejercicio físico también ahuyenta al estrés de nuestras vidas. El ejercicio físico no es sólo ir al gimnasio o practicar algún deporte. Me refiero también a caminar de forma cómoda. No hace falta expresarlo científicamente; seguro que has notado tras un paseo que tus problemas ya no te parecen tan importantes como antes del paseo.

  • Acción 3.- ABRAZAR.

El gesto del abrazo te hace liberar tensiones y sentirte mas cerca de una persona. El abrazar a una persona o a un perro o a un niño, te hará sentir formidable, amplía nuestro bienestar emocional, estrecha lazos afectivos y mejora la comunicación. (“necesitamos 4 abrazos al día para sobrevivir, 8 para mantenernos y 12 para crecer”)

  • Acción 4.- Decir NO.

Cuando no pueda, diga NO. El decir NO se puede entrenar. No se comprometa almacenando encargos de los que no esté seguro que pueda realizar. Antes de adquirir nuevos compromisos deténgase a evaluar los beneficios y dificultades que entraña el hacer el trabajo y decida de forma aceptable para usted.  (Por qué es necesario a veces decir NO) .

  • Acción 5.- DESCANSAR  lo suficiente.

No sólo necesita dormir convenientemente; hablamos de descansar. Si mantiene su mente preocupada, su mente seguirá ocupada en el problema y no descansará. El descanso debe ser suficiente para liberar su mente y así poder retomar de nuevo su trabajo.(En el siguiente enlace puedes leer lo que algunos personajes, los short sleepers, pueden entender por descansar para ser más productivos).

  • Acción 6.- RELÁJARSE.

Todos los días, resérvese al menos media hora para realizar una actividad agradable o algo que le guste. Realice cualquier actividad placentera: juegue con sus hijos, ocúpese del huerto, lea una novela. Cualquier actividad que le reporte placer.

Como conclusión, no podemos vivir sin nada de estrés porque es el sentido que nos reclama la atención y nos pone la concentración en las tareas que queremos emprender. El saber gestionar el estrés que nos ataca con las distintas tareas cotidianas y convertirlas en rutinas, nos hará crecer como personas y gestionar mejor nuestro tiempo. Si a lo largo de tu día, te sientes agobiado por las tareas que tienes que realizar y no encuentras la forma de calmarte, piensa en mí al decir: “¡pero por qué estoy tan estresado si ya no hay mamuts!“.

¿Quieres conocer mi historia de cuando yo sufría mucho estrés? Pues pincha aquí.

Me gustaría conocer vuestra opinión: ¿que acciones tomáis vosotros para liberaros del estrés?  ¿Me lo contáis?.

                                            +++++ o O o +++++

Fuentes:

El estrés: enfermedad del siglo XXI“.

Redes 42: La receta para el estrés

La oxitocina: cómo activarla para minimizar el estrés

Anuncios

Un pensamiento en “¿Eres capaz de reconocer tu estrés?.

  1. Pingback: Miedos: El Despreocuparse como hábito de vida. | La Parcela de Antonio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s