Productividad para Familias (II): Tus prioridades.

Productividad para Familias:

» I   – Cuestionarse todo.

» II  – Tus Prioridades.

» III – El Jefe no es de la Familia.

ayuda

Hay dos características en las personas altamente Productivas que llaman mi atención:

  • La capacidad de mantenerse concentradas, con la atención plena puesta en el foco, durante mucho tiempo.
  • La “casualidad” de rodearse de gente que les apoya y complementa. De colaboradores y pareja  dignos de envidia.

Sobre mantener el foco,  tener atención en la tarea que estás emprendiendo, hay mucha literatura escrita sobre ello y poco puedo aportar pero fijaros en la concentración que son capaces de conseguir las personas productivas y el largo espacio de tiempo que pueden estar trabajando sin distraerse o buscando excusas..

De lo que creo que no se habla suficiente es de la gente que rodea a la persona productiva y, en algunos casos, también de la gente que rodea a quien ha conseguido éxito en sus vidas. Son parejas que no deben por qué saber nada de nuestra productividad pero que nos complementan y negocian bien con nosotros permitiéndonos una mejor organización.

La familia, de tus primeras prioridades, ¿o no?

Todos los que apostamos por la Productividad Personal hemos tratado de convencer a nuestro alrededor de las excelencias que tiene el aplicarla a todas las facetas de nuestra vida y hemos sucumbido, en muchas ocasiones, al intentar explicar en qué consiste el tema. Generalmente detrás de una persona productiva suele haber  un hombre o mujer que le permite sus “excentricidades”. Se trata de aquella persona que complementa tus horarios para cuidar de los niños. Si asumes que tu prioridad es cuidar de los niños, adaptas tus horarios con los de tu pareja para el cuidado de los niños. Esto es, si has decidido que el cuidado y el estar con tus hijos son tareas importantes, que sí es prioritario, lo harás por encima de otras actividades. La más frecuente sería al terminar la jornada de trabajo estar tentado a salir una hora más tarde para finalizar algún tema profesional o asistir a alguna reunión y debas elegir entre quedarte en la oficina o acudir a casa con tus hijos. ¿No habéis tenido nunca la tentación de llamar (y asumir) que tu pareja siempre estará disponible para el cuidado de sus, también, hijos? Seguro que esto es alta causa de separación. Si no tener claras tus prioridades choca con ser productivo, el organizarse mal y asumir que tienes un compañero, un socio, un partner o una pareja que va a asumir “obligatoriamente” lo que tú no has sido capaz de planificar me parece un grave error.  Me refiero a esa persona ajena a nuestro trabajo que es compañero. Con él hay que hacer equipo y trabajar y razonar como tal.

Pero, ¿tengo que elegir entre trabajo o familia?

Muchos de vosotros pensaréis que ante la disyuntiva de tener que elegir entre familia o trabajo (que es lo que hace llevar el dinero a casa y pagar las facturas) es más pragmático elegir el trabajo. Error. Principalmente porque elimina el orden, el equilibrio entre tu vida personal y profesional.

Si de verdad deseamos Conciliación Laboral no debemos tratar solo con los Recursos Humanos de la empresa para “alternar” vida y profesión sino que deber partir de nosotros el diferenciar bien ambas actividades y complementarlas y aunque poseamos actitudes profesionales buenas como ser buen gestor, empático o excepcional administrador, ese rol “profesional” con nuestros seres queridos, deja de ser válido en nuestro hogar.

Estando en casa debemos ponernos en el chip familiar olvidando toda tarea que nos recuerde al trabajo, el evitar echar un vistazo al correo o el “educar” a tus compañeros para que no te llamen al móvil en tu tiempo de descanso. Yo os recomendaría que si os marcháis del trabajo con algo pendiente por hacer lo hagáis inmediatamente nada más entrar en casa: de esta forma te lo quitarás de en medio  y ya no tienes excusa para liberar tu mente del trabajo y pasar a ponerte en “modo familiar”.

¿Y que pasa cuando tu familia se encuentra sin pareja o compañero? Cada vez abundan más las familias monoparentales  de solteros, separados, divorciados, viudos. Pues no pasa nada, tu familia es mas pequeña al tener un miembro menos pero la “prioridad familia” es igual de importante. Tendrás que adoptar nuevos hábitos para el cuidado de niños o mayores a base de pedir ayuda a familiares que te echen una mano, personas que las atienda por un pago de dinero, a vecinos a los que puedas recurrir en caso extraordinario que te tengas que acercar más tarde por tu casa,… Puede que sea más difícil para las familias monoparentales hacerse con la planificación del hogar por ejemplo con niños pero, si le preguntáis a algún miembro de una “pareja ideal” a lo mejor hasta os envidia. 😉

En resumen, ¿tienes niños que atender? Pues a aplicar la máxima de productividad “si hay que hacerlo, hazlo ya”.

¿Te ha gustado este post? Pues indícamelo compartiéndolo. También agradezco que dejéis vuestros comentarios mas abajo.

[photo credit: Jose Téllez via photopin cc]

Anuncios

2 pensamientos en “Productividad para Familias (II): Tus prioridades.

  1. Pingback: Productividad para Familias (I): Cuestionarse todo. | La Parcela de Antonio

  2. Pingback: Productividad para Familias (III): El Jefe no es de la Familia. | La Parcela de Antonio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s